Uruguay rinde homenaje a colonia rusa que introdujo la semilla del girasol

15 abril, 2019
Uruguay rinde homenaje a colonia rusa que introdujo la semilla del girasol

Río Negro (Uruguay), 15 abr (EFE).- Uruguay rindió homenaje este domingo a la colonia rusa habitante de San Javier, en el departamento de Río Negro (oeste), quienes a principios del siglo XIX introdujeron a ese país la semilla del girasol para su siembra, explotación y posterior comercialización.

Así lo explicó a Efe, el referente de Turismo de la Intendencia de Río Negro, Leonardo Martínez, quien destacó que desde 2006 decidieron tomar esta iniciativa los residentes uruguayos y rusos de esta localidad con el objetivo de intercambiar culturas y promover la integración.

“Es una fiesta que busca promover todo lo que tiene que ver con la cultura de nuestros pueblos legada por los abuelos tanto en la parte de gastronomía, música, danza y año a año la idea es acrecentando todo lo que tiene que ver con la afluencia de público”, expresó.

Añadió que esta celebración se realiza cada año durante el primer fin de semana de la Semana de Turismo (Semana Santa) y que en cada ocasión la afluencia de visitantes “va creciendo”.

Según señaló, el la edición anterior lograron la visita de unas mil personas, por lo que en esta oportunidad estiman que la cifra será mayor.

La actividad cuenta con música típica rusa, gastronomía con platos autóctonos de ese país como las “piroshkas” que se asemejan a las empanadas uruguayas, además de danzas tradicionales de parte agrupaciones de niños y adolescentes.

También, la celebración cuenta con ventas de artesanías típicas de Uruguay y Rusia como forma de mostrar la integración de ambos países.

Martínez también explicó que además de los valores tradicionales de la fiesta se suman opciones para disfrutar turísticamente la localidad como el río Uruguay que para navegar y pescar.

En tanto, valoró el vínculo entre uruguayos y rusos que se dio a desde el siglo pasado tras la llegada de representantes de la iglesia protestante quienes eran castigados por la iglesia ortodoxa de Rusia.

“Uno de sus líderes propuso la búsqueda de un país que les diera de libertad religiosa y la posibilidad de tierras aptas para su producción (…). Ese nexo se generó a través de un cónsul uruguayo que le propuso los beneficios de Uruguay a los inmigrantes que quisieran radicarse en el interior del país”, concluyó. EFE

rmp/cfa