Un nutrido grupo de aspirantes buscan el trono de Serbia

19 mayo, 2017
Un nutrido grupo de aspirantes buscan el trono de Serbia

Un nutrido grupo de selecciones, en el que están equipos como Argentina, Uruguay, Francia o México, tratarán de heredar en el Mundial sub’20 de Corea del Sur la corona que se ciño hace dos años Serbia en Nueva Zelanda.

El torneo surcoreano tiene asegurado cambio de testigo, por cuanto el cuadro serbio no logró clasificarse, lo mismo que le ocurrió al equipo al que venció en la final de Auckland, Brasil, que acabó quinto en el Sudamericano de Ecuador.

Se presenta un Mundial sub’20 si cabe igual de abierto que en ediciones precedentes. La ausencia de equipos como la ‘canarinha’, pentacampeona de la categoría, e incluso España, habitualmente otra de las referencias -aunque no es protagonista desde 2003- no disminuye la variedad de aspirantes, que proceden, como es tradicional, de Sudamérica, Europa y hasta África.

Argentina, la selección más laureada en este Mundial con seis coronas, se clasificó casi de milagro a través del Sudamericano sub’20 y para colmo acude con la importante baja de Ezequiel Barco por decisión de su club, Independiente.

A pesar de la baja de Barco, Ezequiel Ponce (Granada), Santiago Colombatto (Trapani), Lautaro Martínez (Racing Club) y Santiago Ascacibar (Estudiantes) son las principales figuras de la albiceleste que dirige Claudio Úbeda.

La selección argentina jugará en el grupo A frente a Inglaterra, que quiere dar por fin el salto de calidad, la anfitriona Corea del Sur y la semidesconocida Guinea.

Uruguay, subcampeona en 2013, llega con el aval de ser la campeona sudamericana y jóvenes muy prometedores como el atlético Nicolás Schiappacasse, el madridista Fede Valverde, el barcelonista Santiago Bueno o Rodrigo Bentancur, que desde la próxima temporada jugará en el Juventus.

La participación de Betancur en el Mundial se mantuvo en duda porque el entrenador de su equipo, el Boca Juniors, Guillermo Barros Schelotto, se mostraba reticente a que el jugador viajase al país asiático.

Fabián Coito, director técnico celeste, asegura que se presenta en el torneo con “muy buenas expectativas”.

El conjunto charrúa tiene como principal rival teórico en el grupo D a la siempre competitiva Italia, subcampeona europea, a un Japón cuyo fútbol sigue emergiendo y a Sudáfrica.

México, dirigido por Marco Antonio Ruiz, ha completado una intensa preparación en China antes del inicio del torneo contra Vanuatu en Daejeon, en el que se presenta como partido más fácil dentro del grupo B.

El ‘tri’ según su técnico está preparado para competir con cualquiera, ir paso a paso y demostrar que acude con un equipo con “hambre” de volver a alcanzar altas cotas.

Los otros componentes del grupo son Venezuela, selección que lidera el atacante Adalberto Peñaranda, de amplia experiencia ya en la Primera división española, y la potente Alemania, otra de las favoritas a luchar por llegar lejos.

Francia, la vigente campeona europea sub’19 y campeona mundial sub’20 hace dos ediciones, vuelve a partir en el grupo de aspirantes a la corona. Ludovic Batelli presenta un conjunto con muchas posibilidades, fuerte en lo físico y gran calidad, que además tiene un grupo, el E, bastante accesible para llegar sin problemas a la segunda fase.

Honduras tratará de hacerse con la segunda plaza a costa de Nueva Zelanda y de Vietnam, objetivo que también persigue Costa Rica, inmerso en el C junto a Portugal, siempre una referencia de gran valor en el fútbol de cantera, Zambia e Irán.

La selección ecuatoriana también apuesta por llegar lejos. El técnico Javier Rodríguez dispone de hombres como el centrocampista Byan Cabezas, que ha firmado por el Atalanta italiano o el delantero del Independiente del Valle Washington Corozo, quienes apuestan por la velocidad para destacar en el Mundial.

Ecuador lidera la nómina del grupo F, una serie complicada con Arabia Saudí, Senegal -cuarta en el último Mundial- y Estados Unidos, cuyo técnico, Tab Ramos, contará con cuatro internacionales -Cameron Carter-Vickers, Marlon Fossey, Luca De La Torre y Gedion Zelalem- y el portero Jonathan Klinsmann, hijo del exgoleador alemán Juergen Klinsmann, quien dirigió la selección absoluta norteamericana hasta el pasado enero.

El vivero del futuro, en definitiva, se expondrá en el escaparate del Mundial sub’20, donde brillaron buena parte de los mejores jugadores de la edad moderna como Diego Maradona o Leo Messi.

Será la sexta cita asiática del torneo, que no se disputaba en este continente desde 2003, cuando se disputó en Emiratos Árabes Unidos, donde se coronó Brasil al vencer en la final a España y Colombia fue tercera al imponerse a Argentina. EFE