Salvini y Di Maio afirman que Italia no quiere salir de la UE ni del euro

21 octubre, 2018
Salvini y Di Maio afirman que Italia no quiere salir de la UE ni del euro

Roma, 21 oct (EFE).- Los vicepresidentes del Gobierno italiano, Luigi Di Maio y Matteo Salvini, líderes del antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y la ultraderechista Liga, respectivamente, afirmaron hoy que el país no quiere salir de la Unión Europea (UE) ni del euro.

“No hay ninguna voluntad de salir de la UE o de la moneda única. Estamos bien en la UE, donde queremos modificar las normativas”, dijo Salvini en una rueda de prensa, tras lo que cedió la palabra a Di Maio, que señaló que, “mientras dure el Gobierno, no habrá ninguna intención de dejar la UE o la zona euro”.

El pasado 18 de octubre, el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, dijo en Roma que no quiere una Italia fuera del euro, y pidió diálogo entre el Gobierno italiano y las instituciones comunitarias para llegar a un entendimiento sobre el Presupuesto de este país para 2019.

Di Maio y Salvini celebraron hoy una rueda de prensa junto con el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, tras reunirse en un consejo de ministros extraordinario en el que arreglaron las diferencias de los últimos días entre las dos formaciones y conversaron sobre la carta que la Comisión Europea (CE) ha entregado a Roma, con dudas sobre las cuentas para 2019.

Conte también quiso reforzar la posición del Ejecutivo que preside respecto al proyecto europeo y garantizó que Italia está cómoda en la UE, aunque matizó que reclama la soberanía para adoptar las políticas internas que considere necesarias en materia fiscal con la intención de impulsar el crecimiento.

“Queremos tener un diálogo leal en el marco de una relación constructiva y serena” con la CE, apuntó el primer ministro.

El Gobierno italiano ha aprobado un Presupuesto para 2019 que contempla, entre otras cosas, un déficit del 2,4 % del producto interior bruto (PIB), una cifra que preocupa a Bruselas porque incumpliría las normativas comunitarias.

El Ejecutivo italiano argumenta que quiere alzar el gasto público para poder aplicar promesas electorales que, según pronostica, fomentarían el crecimiento económico de Italia en un 1,5 % del PIB para el próximo año, alejado del 1 % que prevé el Fondo Monetario Internacional para el país.

Pero Moscovici viajó esta semana a Roma para entregar una carta al ministro de Economía de Italia, Giovanni Tria, en la que la CE expresa inquietudes por estos números y pide aclaraciones.

Italia tiene ahora de plazo hasta el lunes para responder y tratar de explicar sus razones o podría optar por atender los avisos de Bruselas y rectificar su Presupuesto, algo que los dos vicepresidentes del Gobierno descartaron hoy.

Di Maio reiteró que el Gobierno no rectificará sus previsiones de déficit en el 2,4 % del PIB, mientras que Salvini opinó que “son unos Presupuestos buenos” y los seguirán defendiendo “hasta el final”.

La incertidumbre por las tensiones entre Italia y Bruselas hizo que el viernes la prima de riesgo italiana, que mide el diferencial entre el bono italiano a diez años y el alemán del mismo plazo, se disparara hasta los 336 puntos básicos, alcanzando niveles máximos desde marzo de 2013. EFE