¿Qué es la OPI?

La Organización de Periodistas Iberoamericanos (OPI) nació como una respuesta a la necesidad de los profesionales de la información de contar con una agrupación dispuesta a cooperar ampliamente en el logro de objetivos que nos son comunes a todos los comunicadores sociales a nivel mundial.

El primero de esos objetivos es la lucha permanente por la defensa de los principios de la Libertad de Información, entendida esta en sus dos vertientes: El derecho del pueblo a estar oportuna y verazmente informado y el derecho de ese mismo pueblo a expresarse libremente a través de todos los medios.

Entendemos que en función de esos principios y propósitos, mientras mayor sea la solidaridad, la preparación y la proyección de los profesionales, más efectivo será el cumplimiento de las tareas asumidas frente a la sociedad a la cual pertenecemos y a la cual nos debemos.

A través de la OPI pretendemos, y lo estamos haciendo, desarrollar todas las tareas que sean necesarias para contribuir al mejoramiento profesional de los periodistas iberoamericanos, abrir escenarios de discusión para los problemas específicos del ejercicio de nuestra profesión, trabajar por la defensa de la Libertad de Expresión y la preservación de los Derechos Humanos.

Afortunadamente, desde el mismo nacimiento de la Organización de Periodistas Iberoamericanos (OPI) se produjo una suma de voluntades que se concretó con la firma del acta constitutiva de la institución por 40 periodistas de 21 países iberoamericanos, presentes en el cumplimiento de su misión de informar en la VII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, reunida en Porlamar, Isla de Margarita, Venezuela, en noviembre de 1997.

A lo largo de estos 20 años de trabajo, la OPI ha desarrollado diversas actividades entre las que se destacan la realización de simposios, seminarios y talleres a través de convenios con prestigiosas instituciones académicas de Iberoamérica, al tiempo que ha mantenido una estrecha vigilancia sobre las violaciones de los Derechos Humanos de los periodistas en el continente, para exigir de los gobiernos y organismos internacionales, medidas de protección a los mismos.

Proclama

proclamacion1

PROCLAMACIÓN

 

Desde la fundación de la Organización de Periodistas Iberoamericanos en 1997 se ha realizado una extraordinaria labor que no ha pasado desapercibida por personalidades de diversos sectores de la comunidad internacional, quienes estimulando nuestro trabajo han otorgado reconocimientos a la institución, entre los que podemos mencionar la proclama entregada a la OPI por el ciudadano Alcalde del Condado Miami Dade, Florida, USA, Dr. Alex Penelas, quien declaró el día 27 de marzo como Día de la Organización de Periodistas Iberoamericanos en la ciudad de Miami, e hizo entrega al comité ejecutivo de la entidad gremial de una proclama del Condado. Reconocimiento que nos recuerda y obligan el compromiso de defender los intereses del gremio periodístico.

Acta de constitución de la OPI

Breve reseña de creación de la OPI en el Diario El Nacional de Venezuela

Breve reseña de creación de la OPI en el Diario El Nacional de Venezuela

Periodistas de 21 países durante el cumplimiento de su misión de informar en la Vll Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno en Porlamar, Isla de Margarita, Venezuela, hicieron un paréntesis en sus responsabilidades para fundar la Organización de Periodistas Iberoamericanos.

Acta-ConstitutivaActa-Constitutiva-2Acta-Constitutiva-3

Oficializacion de la Organización de Periodistas Iberoamericanos en Estados Unidos, Francia y España.

WhatsApp-Image-2016-09-17-at-11.32.41-PM    Certificado oficial de la OPI en Paris.        espana

 

Alcalde de la ciudad de Miami declara visitante distinguido a presidente de la OPI.

Visitante Distinguido de Miami

Código de Ética de la Organización de Periodistas Iberoamericanos

Artículo 1. El periodista iberoamericano reconocido como tal por las leyes de su país tendrá como prioridad el compromiso con su pueblo, a pesar de cualquier presión o adversidad  que confronte en el ejercicio de su profesión.

Artículo 2. Como todos los periodistas del mundo, debe luchar constantemente por una sociedad en la cual haya respeto total por los derechos humanos, donde todos puedan vivir en paz y sin distinciones de ninguna clase.

Artículo 3. El periodista de Iberoamérica trabajará contantemente por el logro y la consolidación de la democracia en la región, respetando la autodeterminación de los pueblos y la soberanía de cada país, por lo cual debe resistirse a la imposición de los mandatos de las potencias mundiales, especialmente en el campo de la información y opinión.

Artículo 4.   En su labor profesional, el periodista tendrá como objetivo la información veraz y oportuna, donde la  censura sea rechazada con toda la energía posible  al igual que   la autocensura.

Artículo 5. Por un planeta seguro, al igual que los  periodistas de cualquier país del mundo,  los de Iberoamérica deberán procurar la protección y la paz universal,  por lo tanto  deben oponerse a las guerras  y particularmente al uso de la energía nuclear con fines bélicos.

Artículo 6. El  periodista participará en actividades orientadas al establecimiento de un Nuevo Orden Económico Internacional, ya que en la actualidad está evidenciado que la actuación de las potencias en las economías de los demás países provocan distorsiones en todas los sectores, entre ellos los medios de comunicación social, donde sus propietarios lo perciben como un gran negocio, en desmedro de la libertad de expresión y del libre trabajo de los profesionales del periodismo.

Artículo 7. Como todo profesional que ejerce una constante, noble y sacrificada labor, pudiese llegar a cometer una equivocación en su trabajo, le será imperativo aceptar el derecho de réplica de alguna persona o institución que se sienta afectada, y hacer las aclaratorias necesarias.

Artículo 8. El periodista iberoamericano debe contribuir con la defensa del medio ambiente, ante el cambio climático en el planeta. Entre esas actividades debe trabajar por concientizar a la sociedad ante el grave problema y exhortar a todos los países, con énfasis a los industrializados, a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero, ya que son los que más los producen.

Artículo 9. El profesional del periodismo debe hacer todo lo posible por capacitarse y lograr especializarse en diversas áreas, por lo cual procurará estar a la altura de los avances tecnológicos en materia comunicacional, y así al paso de los años estrechar sus contactos con la sociedad.

Articulo 10. El periodista iberoamericano reforzará relaciones con los estudiantes de comunicación social para, de manera individual o mediante la OPI, intercambiar opiniones y experiencias, así como ofrecer asesoría, orientación académica y ayuda profesional y económica, en procura de su mejor formación universitaria.

Artículo 11. En el ejercicio del periodismo, los profesionales de Iberoamérica deben defender  los idiomas que se hablen  en cada país de la región, sin caer en la fobia de las lenguas de  otras naciones del mundo.

Artículo 12. La solidaridad inmediata y activa  ante los problemas que confronte cualquier periodista en Iberoamérica o en otra región del mundo, será imperativa porque así se le demostrará a los enemigos de la libertad de prensa la unidad existente entre los  profesionales del periodismo y con el pueblo, ya que generalmente las agresiones que sufren es por su trabajo desinteresado en defensa del progreso y la paz de sus naciones.

Articulo 13. El periodista ejercerá su profesión ajustado a los principios éticos y la Constitución y leyes de su país, por encima de cualquier afinidad política, religiosa, económica,  personal o familiar, por lo cual su trabajo será  veraz, objetivo y oportuno.

Articulo 14. El profesional del periodismo debe llevar a cabo las actividades necesarias por la consolidación de las organizaciones gremiales y sindicales, ya que la unión de los gremios contribuye a lograr los objetivos planteados en la profesión.

Articulo 15. El periodista iberoamericano estará vigilante por el respeto al Código de Ética de la  OPI, así como a las leyes y la Constitución de cada nación, para garantizar el ejercicio profesional  en defensa de los pueblos.