Portugal pide ayuda a la UE para combatir 443 incendios forestales

16 octubre, 2017
Portugal pide ayuda a la UE para combatir 443 incendios forestales

Las autoridades portuguesas han solicitado ayuda a la Unión Europea (UE) y a Marruecos para combatir una oleada de incendios que tratan hoy de sofocar más de 5.300 bomberos en el centro y norte del país, donde se han evacuado varias aldeas y permanecen cortadas cuatro grandes carreteras.

El último balance de la Protección Civil lusa, presentado en rueda de prensa por su portavoz, Patrícia Gaspar, confirma que hoy se ha vivido la peor jornada del año en Portugal en cuanto a incendios forestales: 443 fuegos desde la pasada medianoche.

Lo peor se ha registrado en el centro y norte del país, donde permanecen activos 108 incendios que tratan de sofocar 5.397 bomberos, dijo Gaspar, quien subrayó que al menos una treintena de esos fuegos tienen una “importancia elevada”.

Para ayudarles se han movilizado 1.600 vehículos de extinción terrestre, así como más de 200 militares.

Además, ante el empeoramiento de la situación en las últimas horas, las autoridades lusas han decidido activar el mecanismo europeo de protección civil, así como el acuerdo bilateral que mantienen con Marruecos para colaboración en extinción de incendios.

Es una medida idéntica a la adoptada este verano para atajar otros fuegos, aunque en esta ocasión, ha remarcado Gaspar, la situación en varios países vecinos que también están combatiendo importantes incendios, como España, puede implicar que esa ayuda no sea todo lo inmediata que se desearía.

En paralelo a esta petición, las autoridades lusas han decidido prolongar hasta las 20.00 hora local (19.00 GMT) de mañana, lunes, el periodo de alerta roja en el que se mantienen todos los distritos de Portugal, pese a que las previsiones meteorológicas apuntan a un descenso de las temperaturas e incluso lluvias en algunas zonas.

La propagación de las llamas durante las últimas horas ha provocado la evacuación de varias aldeas en el centro del país y la interrupción del tráfico en algunos puntos de cuatro grandes vías, una de ellas la autopista A1, que conecta Lisboa y Oporto y es considerada la más importante de Portugal.

La portavoz de Protección Civil recordó que el terreno se encuentra seco por las altas temperaturas y escasas lluvias, algo que facilita la propagación de incendios, por lo que volvió a pedir a los ciudadanos que no realicen fogatas.

Con respecto a los heridos, Gaspar elevó la cifra a 25 personas entre bomberos y civiles.