OPI: 2012 deja un trágico balance por asesinatos y agresiones a periodistas

22 marzo, 2013
OPI: 2012 deja un trágico balance por asesinatos y agresiones a periodistas

La Organización de Periodistas Iberoamericanos, OPI,  lamentó que 2012 haya sido uno de los años más trágicos para el ejercicio del periodismo en  varias  naciones de Iberoamérica, especialmente México, Honduras y Brasil,  por lo que exigió a los gobiernos de estos países que ponga en marcha medidas que frenen esa ola de  crímenes y el castigo ejemplar a los victimarios de los profesionales de   los medios de comunicación social.

Álvaro J. Martínez Amaris, presidente de la OPI, desde Caracas, destacó que es impresionante que los asesinatos hayan alcanzado una cifra  tan alta, pues en el presente año, en  México se reportaron los asesinatos  de 7 periodistas, además de otros fotógrafos y colaboradores de diarios y emisoras de radio que aumenta la cifra a 15, sin olvidar  que se desconoce el paradero de otros trabajadores de los medios que comunicación que han sido secuestrados. Agregó que en Honduras han denunciado la muerte de 8 profesionales de prensa mientras que Brasil registra la lamentable cifra de 6 periodistas asesinados, la más alta en esta nación en la última década.

Martínez hizo énfasis en que, además del dolor del gremio periodístico y los familiares de las victimas ante esa ola de crímenes contra los trabajadores de los medios de comunicación, la OPI  expresa su indignación  porque la gran mayoría de estos asesinatos han quedado en la impunidad pues  las  investigaciones realizadas para establecer responsabilidades y aplicar severas sanciones  no han dado con los culpables.

“No deja de sorprender – dijo Martínez – que el alarmante número de crímenes contra trabajadores de los medios de comunicación ocurra en naciones que Estados Unidos y otras potencias europeas  ponen como ejemplo  de democracia y respeto a los derechos humanos y la libertad de expresión”.

La Organización de Periodistas Iberoamericanos seguirá vigilante ante las acciones criminales  contra los periodistas en la región y hace un llamado a todas las organizaciones  periodísticas y de derechos humanos a exigir conjuntamente a los gobiernos de estas naciones la necesaria protección para que los periodistas puedan ejercer su profesión con toda libertad,  la cual siempre está  orientada a  defender al pueblo de la manera más desinteresada posible, terminó señalando el secretario general de la OPI.