México, el Triángulo Norte y EEUU combatirán violencia para frenar migración

11 julio, 2018
México, el Triángulo Norte y EEUU combatirán violencia para frenar migración

Guatemala, 11 jul (Agencias).- Los cancilleres de los países que conforman la iniciativa Triángulo Norte de Centroamérica y México (Tricamex) y la secretaria de Seguridad Nacional de EE.UU., Kirstjen Nielsen, acordaron hoy reforzar el combate a la violencia para reducir la migración irregular.

La ministra de Relaciones Exteriores de Guatemala y anfitriona de este encuentro, Sandra Jovel, explicó a la prensa que después del diálogo “franco y abierto” de este martes se acordó la creación de varios grupos de trabajo para combatir la violencia, la trata de inmigrantes y el crimen organizado.

También se establecerá por parte de Estados Unidos una oficina que funcionará como “enlace directo” para brindar información a los Gobiernos de Honduras, México, El Salvador y Guatemala sobre los procesos de reunificación y repatriación de los migrantes, teniendo como eje central el “respeto al Estado de Derecho” y los derechos humanos de los inmigrantes, sobre todo de los menores.

“La participación al más alto nivel reafirma una sólida alianza entre los países con el objetivo de avanzar para que Centroamérica sea una región más próspera, segura y estable”, aseguró Jovel, quien reiteró que se trató de una reunión “muy fructífera” con especial énfasis en la reunificación de las familias migrantes.

Para dar continuidad a todos estos temas, los embajadores del Tricamex se reunirán el próximo jueves en Estados Unidos para establecer un intercambio de información “regular y fluido”.

Los vicecancilleres de la región se reunirán en Honduras el próximo 26 de julio, mientras que se prepara para septiembre una segunda edición de la cumbre Seguridad y prosperidad de Centroamérica.

Además de estos espacios de diálogo ministeriales y técnicos, los funcionarios acordaron trabajar en una campaña de información conjunta para disuadir a la población de realizar esta inmigración irregular, informar sobre los derechos de la población y reforzar su protección consular.

La secretaria de Estado de Relaciones Exteriores y Cooperación Internacional de Honduras, María Dolores Agüero, celebró la disposición de Estados Unidos para tratar este “doloroso proceso de separación familiar” y celebró la disposición de EE.UU. de escuchar sus “preocupaciones” para llegar a importantes acuerdos.

“El bienestar de Centroamérica es el bienestar de Estados Unidos. El objetivo primordial que nos debe unir a todos es atacar las causas estructurales de la migración”, dijo la funcionaria hondureña parafraseando a su presidente, Juan Orlando Hernández.

Por su parte, el viceministro de Relaciones Exteriores, Carlos Castaneda, reiteró a Estados Unidos la solicitud de “agilizar” el proceso de reunificación de los niños separados de sus familias en la frontera sur y repitió la disposición de su país de seguir trabajando para reducir los flujos migratorios irregulares.

El canciller de México, Luis Videgaray, enfatizó en la necesidad de atacar frontalmente “este cáncer” de las organizaciones criminales que se dedican al tráfico de personas, incluida la trata, y también pidió esfuerzos para afianzar la seguridad económica, la prosperidad, el empleo y la prosperidad.

Por su parte, la secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen, insistió en la necesidad de proteger a las poblaciones “más vulnerables”.

Hablando desde “el fondo del corazón”, Nielsen pidió a los migrantes que se desplacen de forma legal, pidiendo asilo en el primer país seguro que encuentren y sin transgredir las leyes migratorias estadounidenses.

Haciendo énfasis en la importancia de enfrentar estos “retos muy urgentes” de manera conjunta y desde una perspectiva regional, la secretaria dijo que su país está dispuesto a ayudarlos “con compasión y amor” si lo hacen por la vía legal.

También mostró la disposición de Estados Unidos de continuar con la reunificación de los inmigrantes lo más pronto posible, incluidos los separados antes de la implementación de las políticas de “tolerancia cero” el pasado mayo por la Presidencia de Donald Trump.