México crea Dirección de Ciberseguridad tras ataque informático a la banca

16 mayo, 2018
México crea Dirección de Ciberseguridad tras ataque informático a la banca

México, 16 may (Agencias).- El Banco de México (Banxico) anunció hoy la creación de una Dirección de Ciberseguridad, después de que se registrara un ataque que causó afectaciones en el servicio de transferencias electrónicas del Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI).

El nuevo organismo tendrá como fin “establecer políticas, lineamientos y estrategias institucionales para fortalecer la seguridad de la información que gestiona el Banco”, según el texto publicado hoy en el Diario Oficial de la Federación, en el que se establecen las reformas al reglamento interior de la institución.

La Dirección de Ciberseguridad tendrá la capacidad de acceder a cualquier tipo de información de Banxico, incluyendo la clasificada como reservada o confidencial.

Asimismo, participará en el diseño y elaboración de disposiciones en materia de seguridad de la información, aplicables en el ámbito de las atribuciones del banco central.

El gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz, afirmó en una conferencia telefónica con periodistas que “todo indica” que el fallo del SPEI se debió a un “ciberataque”, del que por el momento se desconoce el origen.

“Las afectaciones se han registrado en algunos sistemas e infraestructura de cómputo de algunos participantes (bancos) que lo que hacen es preparar las órdenes de pago y conectarse al SPEI”, detalló.

En un comunicado, el banco central indicó que “no hay indicios” de que ningún cliente se haya visto afectado por el fallo en el SPEI, “toda vez que las incidencias se han presentado en cuentas de las propias instituciones financieras”, las cuales “han sido acotadas”.

Banxico insistió en que las transferencias electrónicas procesadas a través del SPEI y por el resto de sus sistemas de pagos “son un medio seguro para realizar pagos”.

Durante 2017 se realizaron más de 480 millones de operaciones vía SPEI por un monto de 270,4 billones de pesos (13,70 billones de dólares), de acuerdo con datos de la Asociación de Bancos de México.