Latinoamérica se marca un plazo de diez años para cerrar su brecha digital

13 junio, 2018
Latinoamérica se marca un plazo de diez años para cerrar su brecha digital

Varadero (Cuba), 13 jun (Agencias).- Cerrar la amplia brecha digital y llevar internet a todos los hogares de América Latina y el Caribe en un plazo de diez años son las principales metas establecidas en el VI Congreso Latinoamericano de Telecomunicaciones, que comenzó hoy en el balneario turístico cubano de Varadero.

“La brecha digital existe entre los países, entre la ciudad y el medio rural. Debemos generar un entorno de igualdad, que todos los latinoamericanos puedan acceder a la red”, indicó en una entrevista con Efe el chileno Pablo Bello, director ejecutivo de la Asociación Interamericana de Empresas de Telecomunicaciones (Asiet).

Esta entidad organiza el mayor encuentro anual de debate sobre políticas públicas sobre tecnologías de la información en América Latina y el Caribe, en el que participan desde hoy hasta su cierre oficial el viernes autoridades de los sectores público y privado.

El Congreso se inauguró con el objetivo marcado de “cerrar en los próximos diez años las brechas digitales entre y en el interior de nuestros países, entre el mundo urbano y el rural, entre hombres y mujeres, y entre jóvenes y mayores”, según expresó el director ejecutivo de la Asiet.

Para ello propuso “políticas públicas que favorezcan las inversiones” y que fomenten “el uso intensivo de las tecnologías de la información y la comunicación en la industria, agricultura y servicios”, lo que permitiría aumentar la productividad en una región rezagada digitalmente respecto a otras partes del mundo.

Solo el 56 % de los latinoamericanos usa internet y hay banda ancha en el 45 % de los hogares, mientras los servicios de voz alcanzan al 95 % de la población y la cobertura de banda ancha al 81 %, según datos de los organizadores.

Otro de los protagonistas de la jornada inaugural en Varadero fue Raúl Katz, investigador de la Universidad de Columbia y uno de los mayores expertos mundiales en digitalización, que abordó la infraestructura del ecosistema digital latinoamericano.

Katz localizó como principales problemas de la región la mediocre cobertura de banda ancha en zonas no urbanas, el bajo índice de conexiones de fibra óptica y el atraso en comparación a otras zonas del mundo en el despliegue de redes 5G.

Para solucionar esto, propuso a los organismos públicos crear políticas que aporten “incentivos a la inversión privada para el despliegue de infraestructuras en zonas rurales” y “tecnologías digitales avanzadas como Internet de las Cosas y 5G”, así como “garantizar la inversión donde el sector privado no invierte”.

Por su parte, el ministro de Comunicaciones de Cuba, Maimir Mesa Ramos, destacó en un discurso la importancia de “atender la insuficiencia de infraestructuras” en América Latina y especialmente en la isla.

En esta línea, aseguró que el Gobierno cubano tiene “el objetivo específico de desarrollar la infraestructura de las telecomunicaciones para lograr “el acceso universal y el uso productivo de las tecnologías de información y comunicación (TIC)” en el país.

Matizó, sin embargo que los avances se producirán “de acuerdo con nuestras posibilidades”, ya que la isla padece una insuficiencia de infraestructuras atribuida en parte al embargo económico impuesto por EE.UU., que impide una conexión de primer nivel a los cables internacionales de fibra óptica.

Aunque ha protagonizado grandes avances en los últimos años, Cuba sigue rezagada en cuanto a conectividad, ya que solo 4,5 millones de ciudadanos (alrededor del 40 por ciento de la población) puede acceder a internet, según datos del Gobierno, y aún así lo hace de manera limitada por trabas técnicas, burocráticas y económicas.

El ministro también advirtió del riesgo de que la red se convierta en “un instrumento” para promover la “desestabilización, la subversión y el intervencionismo”, en aparente referencia a las campañas online de grupos o gobiernos que se oponen al sistema vigente en Cuba desde la Revolución de 1959.

Las sesiones plenarias del VI Congreso, que ha dado el relevo a la edición de 2017 en Cartagena de Indias (Colombia), abordarán en la segunda jornada del miércoles los procesos de digitalización de las economías latinoamericanas y el papel de las TIC para lograr los objetivos mundiales de desarrollo sostenible, entre otros temas.