La reforma de Pedro Zerolo inicia el cambio de seis plazas cerca de la Gran Vía

16 septiembre, 2018
La reforma de Pedro Zerolo inicia el cambio de seis plazas cerca de la Gran Vía

16 SEP (EFE).- El Ayuntamiento de Madrid pretende que la nueva cara “más amable” y peatonal de la Gran Vía, cuyas obras acabarán antes de Navidad, se traslade a seis plazas del entorno. La reforma de la plaza de Pedro Zerolo (Chueca), cuyo proyecto adelanta EL PAÍS, arrancará en primavera y supondrá el pistoletazo de salida a estos cambios: el espacio tendrá más árboles y zonas verdes para descansar. El Consistorio trabaja ya en los proyectos para las plazas de las Descalzas y del Carmen, que espera dejar licitados antes de las elecciones. Para más adelante quedan la de los Mostenses, la de la Luna y la de Santo Domingo.

Las seis plazas cercanas a la Gran Vía tienen en la actualidad un diseño de granito, con pocos elementos de mobiliario urbano y están consideradas como espacios poco amables para descansar. Además, en sus configuraciones actuales se le dio preeminencia al coche, ya que en todas ellas hay un aparcamiento público subterráneo, lo que limita la posibilidad de plantar árboles de gran tamaño, pues se podría sobrecargar el peso de las losas de hormigón. Por eso, el Ayuntamiento quiere iniciar una serie de remodelaciones urbanas “llamadas a transformar profundamente el centro neurálgico de Madrid”.

La propuesta para reformar la plaza de Pedro Zerolo surge de Europan 14, un concurso europeo para jóvenes arquitectos. El ganador fue Santiago Cifuentes, codirector del estudio madrileño Cifuentes Costales arquitectura. “Nuestro proyecto se basa en las estrategias que está poniendo en marcha el Ayuntamiento para recuperar el centro para el peatón y la bici”, explica Cifuentes. “Apostamos por la recuperación del espacio para el peatón dándole prioridad sobre el coche, porque antes todo el centro había sido colonizado por aparcamientos que ocuparon las plazas y dificultaron las tareas de plantar árboles. Y acompañamos esta medida con una labor de naturalización de la plaza que también tiene que ver con lo que persigue el Consistorio, como se ha visto en la reciente reforma de 11 calles de Chueca”, añade.
Así, la reforma propone convertir la plaza en una zona mucho más verde, un entorno “natural y tranquilo, de reunión y disfrute bajo la sombra de los árboles”. Para lograrlo, apuesta por plantar nuevo arbolado, teniendo en cuenta las limitaciones a las que obliga el parking subterráneo. El arbolado de sombra se concentrará en las nuevas zonas de descanso al pie de los alcorques que aumentarán su altura para facilitar su plantación, mientras que en el perímetro se plantea ampliar el arbolado existente con especies de mayor porte al no contar con restricciones en el subsuelo.

El diseño creará un amplio espacio central “que garantiza la permeabilidad, accesibilidad y conectividad de la plaza y fomenta su condición como espacio de reunión”. En torno a este espacio habrá seis praderas “a modo de alfombras urbanas” que servirán como lugar de descanso, además de facilitar que se refresque el ambiente, a lo que ayudará también una gran fuente mural monumental en el centro de la plaza. En una de las praderas se ha reservado espacio para la reubicación del quiosco y de los juegos de niños existentes. También se reubicará la estación de Bicimad.

“Queremos que este proyecto cambie completamente la plaza”, explica una portavoz del Área de Desarrollo Urbano Sostenible, que impulsa los trabajos. Ahora se están redactando los últimos flecos del diseño. “Está bastante avanzado”, dice el arquitecto. De momento, el Ayuntamiento ha reservado 1,5 millones para la realización de las obras, aunque es muy probable que ese presupuesto aumente cuando se defina completamente el diseño. Según esta portavoz, por los trámites de aprobación de gasto, puede que las obras empiecen en marzo o abril, es decir, en la próxima primavera, por lo que finalizarán ya en la próxima legislatura.

En el concurso Europan 14 se presentaron propuestas para reformar otras cinco plazas en el entorno de la Gran Vía, pero el Ayuntamiento consideró que ninguna tenía calidad suficiente. Por eso, el Consistorio ha empezado ya a elaborar los proyectos de otras dos plazas, la del Carmen y la de las Descalzas. La intención del Gobierno municipal es dejar ambos diseños redactados y, a ser posible, licitados antes de mayo de 2019, si bien no hay todavía fecha de inicio de ambas obras. Para la siguiente legislatura quedará la reforma de las otras tres plazas cercanas, Santo Domingo, Mostenses y Soledad Torres Acosta (conocida como de la Luna).