España despliega un arsenal de danzas para emocionar a Argentina y Chile

12 junio, 2019
España despliega un arsenal de danzas para emocionar a Argentina y Chile

Buenos Aires, 12 jun (EFE).- El Ballet Nacional de España (BNE) tocará desde este martes las “emociones” de argentinos y chilenos en su gira por Suramérica a través de un programa que su director, Antonio Najarro, traduce como una “visión muy completa” del panorama de la danza en el país ibérico.

“Quiero que el público argentino se lleve una visión muy completa de la danza española y una óptica de la gran versatilidad de los bailarines que ocupan actualmente el Ballet Nacional”, dice Najarro en una entrevista con Efe, pocas horas antes de la primera de sus funciones en Buenos Aires, donde este ballet no actuaba desde hace cerca de quince años.

Mientras los miembros de la formación ensayan sus últimos estiramientos de manera dócil sobre el escenario del Teatro Coliseo, Najarro repasa sus propósitos para una gira buscada desde hace “bastante tiempo”, reconoce.

“Uno de los principales objetivos del BNE es llevar toda nuestra cultura dancística por todo el mundo y tenemos la gran suerte de que somos una compañía única en estilo del mundo”, afirma el director de la mayor compañía del Estado en España, que asumió el puesto en 2011.

En el espectáculo, que cuenta con once músicos en “diálogo constante” entre cantaores, instrumentos y bailarines, se unen folclore español, bolero y un flamenco llevado al estilo personal de Najarro (Madrid, 1975) en el que las castañuelas ganan protagonismo y se equiparan al bailarín.

“Hay una parte muy flamenca, parte del clásico español (…), pero va mucho más allá del flamenco aunque lo respeta”, insiste.

El flamenco, en uno de los países con más españoles y descendientes de españoles fuera de la península, es el estilo que el espectador internacional suele buscar en el BNE.

Y sí, el flamenco “existe” en las representaciones, así como una carga de elementos tradicionales como los que muestra “Suite Sevilla”, ambientada en lugares como la plaza de toros de La Maestranza, la Semana Santa y la Feria de la capital andaluza.

“Pero que el público vea que aunque se esté hablando de una tradición y se esté hablando de un elemento muy concreto, está expresado de una manera muy simbólica”, insiste Najarro.

El responsable del ballet tiene el propósito interiorizado: “que el público se emocione”.

Antonio Najarro, que es joven, tomó las riendas del principal ballet de España aún más joven, en 2011 y con 35 años.

Antes, desde que comenzó su carrera profesional cuando aún era un adolescente de 15, formó parte de compañías de danza españolas reconocidas como el Ballet Antología, el Ballet del Teatro Lírico de La Zarzuela y la Compañía Antonio Márquez.

Ahora, a los 44 años, el madrileño hace balance del tiempo que lleva al frente del BNE.

“Creo que ha ganado muchísima visibilidad, no solo en el mundo de la danza (…), he abierto las puertas del Ballet Nacional”, considera, al tiempo que ve su arte como “un instrumento perfecto para mejorar la sociedad”.

El BNE estará en Buenos Aires finalizará su gira por Latinoamérica en Santiago de Chile, pero desde este martes y hasta el próximo domingo estará en la capital de Argentina, un país que, a Navarro, le atrae por un motivo particular.

Se trata de la similitud, que, según él, tienen las danzas tradicionales española y argentina.

“En el folclore argentino hay una similitud con el folclore español, hay un factor muy común que es la expresividad y la fuerza y la energía que emanan de muchos estilos del folclore argentino es la misma que emana del español”, dice.

Najarro pone énfasis en una de ellas, el zapateado, que por lo pronto los argentinos tendrán oportunidad de comparar. EFE

pro/rgm/dmt