Escritor kurdo en centro de inmigración gana premio literario en Australia

13 agosto, 2019
Escritor kurdo en centro de inmigración gana premio literario en Australia

Sídney (Australia), 13 ago (EFE).- El periodista y escritor kurdo iraní Behrouz Boochani, recluido desde hace casi 6 años en un centro de inmigrantes, fue nombrado hoy ganador del National Biography, uno de los galardones literarios más importante de Australia.

Boochani, quien se encuentra en unas instalaciones auspiciadas por Camberra en la isla de Manus -en el norte de Papúa Nueva Guinea-, escribió a través de mensajes de wasap el libro “No Friend But the Mountains: Writing from Manus Prison” (“Sin amigos, solo las montañas: Escribiendo desde la prisión de Manus”).

La obra, que relata la experiencia del periodista en el centro para inmigrantes que Australia tiene en Manus y en el que quedó detenido en 2013, es descrito por el jurado del premio como un testamento de la resistencia.

El libro es “profundamente importante y (como) un acto sobrecogedor de testimonio (es) un testamento del poder salvador que tiene la escritura como (un acto de) resistencia”, remarca la Biblioteca Estatal de Nueva Gales del Sur que otorga el premio.

“No quiero hablar sobre literatura, solo quiero decir que pienso que la comunidad literaria como parte de la sociedad civil de Australia es parte de nuestra resistencia contra el sistema y creo que es muy valiosa”, dijo Boochani en un mensaje reproducido por la biblioteca en un tuit.

El periodista kurdo iraní, quien aguarda a ser acogido por un tercer país, ya obtuvo el pasado febrero por el mismo libro el Premio Literario Premier de Australia en la categoría de no ficción que organiza The Weeler Centre.

El centro de detención de Manus cerró en 2017, pero Boochani forma parte de un grupo de unos 600 hombres que permanecen en la isla en campos de refugiados sin poder ir a Australia, que rechaza acoger a los migrantes que intentaron entrar al país por vía marítima.

Australia retomó en 2012 su política de detención de los “sin papeles” en terceros países y en unas condiciones que han sido denunciadas por organismos internacionales, entre ellos la ONU.

Muchos de los refugiados y solicitantes de asilo que intentaron entrar en Australia por vía marítima han huido de conflictos como los de Afganistán, Darfur, Pakistán, Somalia y Siria, y otros han escapado de la discriminación, como la minoría rohinyá en Birmania (Myanmar) o la bidún en la región del Golfo. EFE

wat/nc/jsg