Empresario francés absuelto de presunto fraude por quiebra de casa de cambios

15 marzo, 2019
Empresario francés absuelto de presunto fraude por quiebra de casa de cambios

Tokio, 15 mar (EFE).- Un tribunal de Japón absolvió hoy del cargo de fraude al empresario francés Mark Karpèles, responsable de la quiebra de una casa de cambio de bitcoines en 2014, pero lo condenó a treinta meses de prisión suspendida por manipulación de datos.

Karpèles, de 33 años, era dueño de la casa de cambios Mt.Gox, con sede en Tokio, que dominaba el mercado mundial de bitcoines antes de declararse en quiebra, en un escándalo que derivó en el procesamiento del empresario por presunto fraude.

Mt.Gox declaró su bancarrota en febrero de 2014 tras detener todas las transacciones y congelar los activos de sus clientes durante días por un supuesto ataque informático, lo que desató el pánico en los mercados de las monedas virtuales.

Esa decisión hundió la cotización de esa moneda virtual y además causó la desaparición de 850.000 unidades de bitcóin, equivalente entonces a unos 368 millones de euros o 420 millones de dólares, pertenecientes a unos 127.000 clientes de todo el mundo,

Las autoridades niponas detuvieron a Karpèles en 2015 por la sospecha de que manipuló el sistema de transacciones de su empresa y desvió a cuentas personales 341 millones de yenes (2,6 millones de euros/2,9 millones de dólares) de su cartera de clientes.

El juicio comenzó el 11 de julio de 2017, pero la sentencia recibida hoy por el acusado le absuelve del cargo principal, el de fraude, según la resolución de un tribunal de Tokio.

En cambio, sí lo declaró culpable de manipulación de datos del sistema de transacciones y lo condenó a 30 meses de prisión, suspendida durante cuatro años, según informó la agencia local Kyodo.

Si durante ese tiempo no comete delitos, no irá a prisión.

Karpèles se había declarado no culpable de los cargos levantados contra él y sostuvo que las cantidades de bitcoines faltantes fueron sustraídas por piratas informáticos.

La fiscalía estaba pidiendo para él una condena de diez años. EFE

ag/jsm