El imán más grande de la historia

19 Mayo, 2017
El imán más grande de la historia

El ITER, el primer reactor nuclear de Fusión que ahora se está construyendo en Francia, necesita los imanes más grandes del mundo (conocidos como bobinas de campo toroidal) para poder confinar el plasma supercaliente que generará esta máquina y que se espera alcance una temperatura de 150 millones de grados centígrados.

Cada uno de estos imanes tiene una altura de 13 metros, una anchura de 9 metros y pesa aproximadamente 300 toneladas, tanto como un avión Boeing 747. Cuando todos estos equipos estén listos, el ITER generará un campo magnético que alcanzará 11,8 Teslas, aproximadamente un millón de veces más poderoso que el campo magnético de la Tierra.

El ITER funcionará con 18 de estos grandes imanes, de las cuales 10 se fabricarán en Europa (el primero ya está terminado) y otros ocho en Japón.

 ITER

La empresa española Iberdrola encabeza el consorcio europeo que es el responsable de la gestión de este proyecto. Andrés Felipe, jefe de proyecto de Iberdrola Ingeniería y Construcción, explica que «formar parte del ITER es experimentar con la energía del futuro”.

Desde 2008, la parte europea del proyecto ITER (en el que participan todas las grandes potencias, desde Estados Unidos a la UE pasando por Rusia y Japón) ha firmado contratos por un valor aproximado de 5.000 millones euros con distintas empresas y organizaciones de I+D europeas. Gracias a la investigación en el campo de la fusión se han conseguido ya numerosos avances científicos de gran relevancia y la creación de un buen número de puestos de trabajo.

La Fusión

El ITER es el fruto de un esfuerzo de colaboración a escala mundial sin precedentes. Será la mayor instalación experimental del mundo dedicada a la fusión, y se ha diseñado para demostrar la viabilidad científica y tecnológica de este tipo de energía.

La fusión es el proceso que proporciona energía al sol y las estrellas. Cuando los núcleos atómicos ligeros se fusionan para formar otros más pesados, se libera una gran cantidad de energía. La investigación en materia de fusión se encamina al desarrollo de una fuente de energía segura, ilimitada y medioambientalmente responsable