Consejos virales para lidiar con la policía brasileña

23 febrero, 2018
Consejos virales para lidiar con la policía brasileña

Dos ‘youtubers’ muestran el racismo contra la población negra de Río de Janeiro.

“Si eres negro, escucha porque tenemos que hablar. No salgas a casa a altas horas de la noche. Lleva encima las facturas de tus artículos más caros. Nunca andes solo”. Estas frases, propias del día a día en un país racista de novela de ciencia ficción, pueden salvar la vida de los ciudadanos negros de Río de Janeiro, ahora que el Gobierno ha cedido al Ejército la incontrolable seguridad de la zona. Esa es la base del vídeo Intervenção no Rio: Como Sobreviver a uma abordagem indevida, de dos youtubers, que se ha convertido en el último fenómeno viral del mayor país latinoamericano por sorprender a blancos que no imaginaban hasta dónde puede llegar el racismo brasileño y ha sido compartido por negros que se ven reflejados en estos microataques.

Los consejos que dan en el documento, de poco más de tres minutos de duración, los dos youtubers, Spartakus Santiago y AD Junior, pueden llegar a sonar hasta exagerados: “En lugares públicos, evite el uso de taladros o de paraguas largos. Suena a estupidez pero muchas personas ven esos objetos de lejos y les parece que son armas de fuego. Es mejor usar paraguas plegables que puedas meter en una bolsa”. Y vaya si no es broma. Un hombre negro fue asesinado por el crimen de estar sosteniendo un taladro. Se llamaba Hélio Ribeiro, tenía 46 años, y vivía en Morro do Andaraí, al norte. Estaba en la fachada de su casa, intentando instalar una lona. El agente que pegó el tiro fue absuelto por la justicia.

Esa es una muestra de cómo están las cosas en Río de Janeiro, el tercer Estado más poblado de Brasil. En 2017 hubo una media de 16 tiroteos diarios, en los cuales murieron asesinadas al menos dos personas, principalmente negras. Esta raza, el 56,2% de la población del Estado, es desde que se tiene memoria la principal víctima de la violencia brasileña, y no solo la que provocan los narcotraficantes, sino también las autoridades que en teoría deberían cuidar a todos los ciudadanos y en la práctica son más agresivos con los de color.

Agencia.