Cómo afecta al Nobel de literatura el escándalo sexual en el entorno de la Academia

12 abril, 2018
Cómo afecta al Nobel de literatura el escándalo sexual en el entorno de la Academia

OSLO, (Agencias).-En octubre de 2008, apenas días después de abrir la famosa puerta blanca de la Academia Sueca para anunciar que el Premio Nobel había recaído en J. M. G. Le Clézio, el entonces secretario de la institución, Horace Engdahl, reconoció que alguien había filtrado la noticia y, de paso, beneficiado a los que apostaron por el francés en las casas de apuestas. Una de ellas, la célebre Ladbrokes, que cada año se utiliza como termómetro oficioso del inminente premio, llegó a cerrar su ventana dedicada al Nobel de Literatura ante la sospechosa subida en el ránking de Le Clézio. Engdahl, que trabajó en los servicios secretos suecos antes de convertirse en catedrático de lenguas nórdicas, se propuso investigar en el pequeño círculo de los conocedores del secreto. Descartados los encargados de traducir a varios idiomas, como cada año, la biografía del premiado y los motivos de la Academia, el secretario puso el foco en los teléfonos y correos electrónicos de los posibles implicados. Él había sido el que introdujo la costumbre de llamar a los candidatos por un nombre en clave durante las deliberaciones, cuyo contenido debe permanecer en secreto durante 50 años: Le Clézio, por ejemplo, era Châteabriand. Una década después de aquella filtración la particular novela de espías de la Academia Sueca mantiene el final abierto.