Desastres naturales causaron $44,000 millones de pérdidas

20 Agosto, 2017
Desastres naturales causaron $44,000 millones de pérdidas

Las catástrofes naturales y los desastres causados por el ser humano generaron pérdidas por $44,000 millones globalmente en el primer semestre de 2017, menos que los $117,000 millones de dólares del mismo periodo del año anterior.

Los cálculos preliminares publicados el jueves por la reaseguradora Swiss Re en su informe “Sigma” indican una reducción en los costes debido a “menos y menos intensos acontecimientos”.

Una serie de graves tormentas en EEUU provocaron las mayores pérdidas en la primera mitad del año.

A nivel mundial perdieron la vida o desaparecieron en torno a 4,400 personas por desastres naturales, frente a 4,800 en los primeros seis meses de 2016.

Swiss Re afirma que estas cifras son relativamente bajas en comparación con otros años, pero advierte de que la tasa aún puede aumentar porque no incluye a las víctimas de la ola de calor en junio en Europa.

Los $44,000 millones en pérdidas se sitúan muy por debajo de la media de $120,000 millones en el primer semestre durante los últimos diez años.

Del monto total de pérdidas, las catástrofes naturales supusieron $41,000 millones de dólares en la primera mitad de este año, en comparación con los $110,000 millones en el mismo periodo del año precedente, según Swiss Re.

Los restantes $3,000 millones fueron de desastres provocados por el ser humano.

Del total de pérdidas registradas por desastres y catástrofes entre enero y junio de este año $23,000 millones de dólares estaban cubiertos por seguros, lo que supone menos que los $36,000 millones asegurados en el primer semestre de 2016.

Las pérdidas aseguradas por catástrofes naturales ascendieron a $20,000 millones entre enero y junio frente a los $30,000 millones del año anterior.

El resto – $3,000 millones – fueron costes asegurados por desastres provocados, la mitad que en el mismo periodo de 2016.

En EEUU cuatro tormentas graves entre febrero a mayo causaron cada una pérdidas de más de $1,000 millones.

El desastre natural más costoso resultó ser una tormenta que duró cuatro días en mayo y generó costes por $2,200 millones, siendo las pérdidas aseguradas de $1,900 millones.

Otra serie de tormentas más pequeñas en la primera mitad del año en EEUU provocaron costes asegurados de $16,000 millones.

Fuera de EEUU el desastre natural más costoso fue el ciclón Debbie, que impactó en la costa noreste de Australia a finales de marzo y provocó pérdidas aseguradas por $1,300 millones.

Otros “eventos” naturales fueron las inundaciones en Perú y los daños asociados a la grave helada a finales de la primavera en el sureste de EEUU y en Europa.

Agencia