Así operan las disidencias de las FARC en Colombia

16 abril, 2018
Así operan las disidencias de las FARC en Colombia

El grueso de los excombatientes de las FARC, la guerrilla colombiana ya desarmada y convertida en partido político por cuenta del acuerdo de paz con el Gobierno de Juan Manuel Santos, transitan hacia la legalidad. Pero no su totalidad. Entre los desafíos de seguridad que enfrenta el Estado en medio de la implementación del pacto sobresalen las crecientes acciones de las disidencias. Por cuenta de la facción liderada por Walter Patricio Artizala, alias Guacho, incluso se han desbordado al vecino Ecuador, conmocionado por el asesinato de tres ecuatorianos secuestrados en la frontera.

La Fundación Ideas para la Paz (FIP) publicó este domingo una radiografía sobre “las trayectorias y dinámicas territoriales de las disidencias de las FARC”. El exhaustivo estudio les atribuye a estas estructuras armadas capacidad para “desestabilizar las condiciones de seguridad en ámbitos rurales y urbanos, dinamizar economías criminales e influir negativamente en la implementación de los acuerdos”, así como sabotear los esfuerzos para la construcción de paz “o los anhelos de quienes sí dejaron las armas”.

El Gobierno vincula las disidencias principalmente al narcotráfico y la minería ilegal. Pero la FIP advierte que, como ha ocurrido en otros países con conflictos armados, sus motivaciones no siempre son exclusivamente económicas, y pueden primar otras como las políticas e ideológicas: “Los cambios de liderazgos, los temores e incertidumbres sobre los avances de la implementación, las medidas de reincorporación y las garantías de seguridad, también han influido en el surgimiento de las disidencias”.

Los cálculos sobre la dimensión de este archipiélago de grupos varían. El ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, ha calculado unos 1.100 hombres en armas, menos del 15% de lo que eran las otrora Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), mientras la FIP estima la cifra entre 1.200 y 1.400 hombres.