Ashley Graham hace deporte y la critican por querer adelgazar

12 octubre, 2017
Ashley Graham hace deporte y la critican por querer adelgazar

En su físico recae el mérito de haber sido portada de la revista ‘Sports Illustrated’ rompiendo con los arcaicos cánones de belleza de la talla 0 y demostrando que no hay más mujer que la que una sea. En su persona, el abanderamiento de un activismo cada vez más arraigado en la sociedad en defensa de un nuevo diálogo físico y psicológico femenino por el que los kilos de más, de menos, o los justos acaben por ser ruido de fondo, consiguiendo así eliminar los estigmas de un mundo todavía dividido entre “gordos” y “flacos” o el rosa y el azul.

Ashley Graham tiene ese objetivo, pero para conseguir, precisamente, que en un futuro se deje de hablar de esas cuestiones, sabe que lo que hay que hacer en el presente es convertirlas en el centro de conversación. Llamar y llamar a la puerta hasta que nadie pueda seguir haciéndose el sordo.

Y eso es lo que una vez más, la modelo ‘curvy’ por excelencia ha conseguido en su última reflexión publicada en el portal ‘online’ femenino ’Lenny Letter’, de la poderosa Lena Dunham.

Bajo el título ‘Avergonzada si lo hago. Avergonzada si no lo hago’, Graham medita sobre un nuevo pensamiento que está comenzado a calar entre un sector de la población: la -supuesta- pérdida de identidad si se adelgaza o se ganan unos kilos de más.

“Durante un rodaje, mi estilista me sacó una foto en la que salía especialmente sexy con una impresionante chaqueta de Balmain. Pensé que a mis seguidores les gustaría verme lucir una prenda de una firma que generalmente no produce tallas para mujeres como yo. Pero las opiniones que generó la foto no tenían nada que ver con esto”.

“Me has decepcionado”, “ya no haces dinero ‘plus size’, haces dinero de puñaladas traperas”, “antes eras un referente a seguir y ahora mírate” fueron algunos de los comentarios que cientos de personas le dejaron en la foto, entre los más 1.800 mensajes que generó dicha instantánea porque en ella parecía que Ashley estaba más delgada.

“La realidad es que no he perdido ni un kilo este año. De hecho peso más que antes, pero acepto mi cuerpo como es. Yo trabajo para estar sana, no para perder peso, pero si quisiera hacerlo, sería mi decisión”, ha respondido.

“Para algunos soy demasiado gorda” -continúa la modelo- “para otros demasiado alta, demasiado ‘tetona’, demasiado grande, demasiado fuerte y ahora demasiado delgada. Si publico una foto mía desde un buen ‘ángulo’ me critican por haber perdido peso, y si muestro mis estrías o celulitis dicen que promuevo la obesidad. Este ciclo de avergonzarse de todos los tipos de cuerpo tiene que terminar”.

Y es que, tal y como crítica Ashley en su carta, el principal problema es que las personas -y sobre todo las mujeres- continúan atacándose unas a otras sobre aspectos relacionados con la apariencia física: “Yo no estoy aquí solo por mi tamaño, sino también para recordar a las mujeres que sus cuerpos son únicos y hermosos. Estoy muy orgullosa de mi trabajo como modelo pero más aún del trabajo que estamos haciendo para concienciar sobre la positividad del cuerpo y la diversidad de tamaños”.

Una ‘lucha’ que aunque cada vez esté derribando más muros, continúa siendo un problema latente en la sociedad: “Qué tipo de ejemplo estamos estableciendo entre los jóvenes si las mujeres son las primeras que me critican llamándome ‘cobarde’ si pierdo kilos o ‘fea’ por mi sobrepeso? y finaliza: “Yo me niego a dejar que otros dicten cómo vivo mi vida y lo que mi cuerpo debería ser. Yo ya lo he superado, y tú también deberías hacerlo”.